La divina imperfección: no es una peluquería…

Es un espacio donde te miman por dentro y por fuera. Descubre este oasis de tranquilidad en Sanchinarro.  Rosa Candy y Manuel Musé inauguraron  el pasado noviembre La Divina Imperfección. No les gusta definirlo como una peluquería, sino como un espacio sensitivo. Sigue leyendo y averiguarás qué significa realmente esto.

A la Divina Imperfección entras de una manera y sales de otra. El estrés, la tensión, los nervios, las prisas… tan presentes en el mundo acelerado en el que vivimos no tienen cabida en este espacio. Cuando atraviesas la puerta de este local, te invade una tremenda sensación de tranquilidad y bienestar. Sus propietarios, Rosa Candy y Manuel Musé, nos cuentan como han creado este oasis de tranquilidad tan necesario en una ciudad como Madrid.

Lo primero que les gusta dejar claro a Candy y a Manuel es que la Divina Imperfección no es una peluquería. A ellos les gusta definirlo como un espacio sensitivo: “un lugar donde el cliente podrá probar en un mismo espacio muchas sensaciones”, puntualizan.

¿Cómo lo consiguen? De entrada, con una exquisita decoración basada en el paisaje africano y en los rincones insólitos de La Habana.

El trato cálido y cercano que brindan a sus clientes es otra de sus señas de identidad. “En esta sociedad estamos faltos de cariño. Cuidar al cliente, escucharle, tratarle con mimo es lo que nos diferencia”, explica Candy.

Espacios sensitivos

Empiezan los mimos. En la zona de relax de La Divina Imperfección desintoxican el cuero cabelludo y la piel. Limpian los excesos de silicona presentes en la mayoría de productos que utilizamos. Esta limpieza se acompaña de masajes antiestrés en la zona, a la vez que te ponen unos guantes de semillas volcánicas, “para que no pierdas un solo grado de temperatura”.

El siguiente espacio es el del color: “Ofrecemos una gama intensa de tendencias junto a nuestra coloración de barros 100% natural. Así, el cabello luce con un brillo espectacular”, afirma Manuel.

Por último, moldean, cortan y peinan y transforman lo que no te convence en un punto fuerte de tu estilo, añade el propietario. “Consideramos las imperfecciones virtudes, de ahí nuestro nombre. Hacemos un estudio personalizado del cliente, lo que le diferencia es lo que le hace único, lejos de esconder las imperfecciones, las transformamos, buscamos el mejor estilo que se adapta a cada persona y, de esta forma, liberamos su belleza“, puntualiza Candy.

Terapias integrativas con Secretos del Agua

En otro espacio estrella del local podrás probar lo último en bioterapias: tratamientos para cara, manos, cuerpo y pies. Masajes impartidos con productos de alta calidad (sin siliconas, sin derivados del petróleo, activados con agua biopolar y con activos botánicos y ecológicos). A la vez, te envuelven en una manta de lana natural tejida a mano… ¿A qué apetece probarlo?

Más información

La divina imperfección. C/ Príncipe Carlos, 26. Local 4.

Teléfono: 914 22 42 04

http://www.ladivinaimperfeccion.com


Comentarios de Facebook

Publica un comentario